Brugge Goud | Brugge kaas
El queso adecuado se elige en un momento

Brugge Goud

Pleno, cremoso, afrutado, dulzón y ligeros toques de nuez. Debe su baja salinidad a tiempo de salado más reducido. Brugge Goud es un queso para el sibarita que quiere disfrutar de cada día. Con uno poco de mermelada de cebolla, una rebanada de tomate, unas cebollitas en vinagre o sobre una rebanada de pan masa madre untada con jarabe, este queso queda muy bien con todo. Solo falta una buena cerveza IPA y ¡a disfrutar!

¿Te apetece llevarte un almuerzo inolvidable en el táper? Hazte un sándwich integral con mostaza, berros, manzana, lomo de cerdo curado y, claro, una rebanada de Brugge Goud.